La transformación que estamos viviendo en cuanto a movilidad y las restricciones medioambientales implantadas en muchas de las grandes urbes españolas, hace que proliferen y se desarrollen nuevos vehículos más respetuosos con el medioambiente. La era de la “electromovilidad” ¡ya está aquí!

La llegada de coches híbridos o eléctricos al parque automovilístico significa un cambio radical en todo el proceso de automoción, desde el diseño hasta la reparación. Es cierto que todavía no existe demasiada oferta y demanda de coches eléctricos pero todo señala a un incremento constante y paulatino de coches eficientes, por lo que los talleres deberán estar preparados.

Los coches enchufables también se averían, es por eso que los centros de reparación deben afrontar nuevos retos, adaptar sus talleres y obtener una formación más completa para esta nueva era de coches ecológicos.

¿Cómo adaptar un taller para poder reparar coches eléctricos?

No encontrar un taller adecuado y debidamente adaptado es la cuarta razón por la que los usuarios no acaban por decantarse a comprar un coche eléctrico, a lo que se suma la dificultad de encontrar puntos de carga, la autonomía y el precio.

Sernauto en colaboración con otras empresas ha hecho una recopilación de los tres pasos principales que deben seguir los talleres para estar preparado para la electromovilidad:

  1. Habilitar un espacio eléctrico donde poder atender este tipo de vehículos.
    Este Box debe estar preparado con equipamiento y herramientas especiales como un multímetro de categría III a 1.000 voltios para realizar la medición del voltaje del vehículo con total seguridad, contar con un cargador de baterías y un equipo que permita mover el vehículo sin empujarlo, puesto que esto podría dañar el sistema eléctrico.
    Se deben instalar bancos de trabajo no metálicos, de plástico principalmente, para evitar cualquier altercado al entrar en contacto con piezas de alto voltaje.
    Dentro de este espacio, todos los mecánicos especialistas deberán contar con los equipos de protección individuales oportunos: guantes, gafas, calzado aislado, traje protector impermeable…

  1. Instalar puntos de recarga en los talleres.
    El gobierno ha impulsado la desregularización de la figura del gestor de cargas, por ello los talleres pueden convertirse en puntos de recarga para el coche eléctrico. Esta medida contribuye a mejorar la infraestructura, lo que ayuda a que los usuarios se animen y decanten por la compra de vehículos eléctricos.

  2. Formación más especializada.
    Un taller mecánico debe reciclar sus conocimientos y adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. Es imprescindible formar a los mecánicos en los aspectos básicos para que estos comprendan el funcionamiento de los coches híbridos y/o eléctricos y conozcan tanto sus componentes como las medidas de seguridad que deben adquirir ante estos monstruos del voltaje.

    Es importante que en estos cursos se aprendan aspectos como:
  • Ubicar piezas específicas de estos vehículos como el inversor, la batería de alto voltaje, sistema de desconexión
  • Aprender a desconectar y trabajar con piezas de alta tensión, puesto que en un coche eléctrico se trabaja con tensiones entre los 350 y 450 voltios y con intensidades muy elevadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *